Lewis Hamilton consiguió su victoria número 100.

Verstappen remontó desde la posición 20 y llegó segundo.


René Durney C. / Fotos: Daimler Media Global Site/ Red Bull / McLaren



Una tarde de hazañas, de sorpresas, de caprichos de la lluvia, de lecciones conductivas y de emoción a raudales en
quienes estuvieron en el autódromo de Sochi, para presenciar el Gran Premio de Rusia de la Fórmula 1.
Nada faltó, porque la lluvia parecía decir desde temprano que estaría sobre Sochi, que se iría por un rato por sobre
el Mar Negro, pero que, en definitiva, volvería para mirar desde arriba la carrera más espectacular de este año. Ya 
lo había hecho el sábado, durante las clasificatorias, volviendo locos a los meteorólogos y sus sofisticados instrumentos
capaces de detectar qué temperatura habrá en la noche de navidad. Pero las nubes cargadas de agua se pasearon a su 
antojo y determinaron, en momentos clave, el curso de los acontecimientos.



Además, había alicientes extras para estar atento a lo que pasaría. Lando Norris le había ganado inesperadamente la
pole a Carlos Sainz y su Ferrari, en la que habría sido la primera pole del español. Por su parte, Hamilton había quedado
en la quinta posición en la grilla de largada, y Verstappen había sido desplazado a largar desde el número VEINTE,
debido a la penalización que le cayó en la carrera anterior por el accidente en que aplastó el auto de  Hamilton y por un
cambio de motor.
Todo esto para una misma carrera. Y ocurrió lo que tenía que ocurrir. A ratos, la pista era una superficie jabonosa, que
obligaba a cambiar los neumáticos por unos intermedios de lluvia. Pero de pronto, el asfalto se secaba y eso hacía
perder décimas de segundos a los pilotos.


 
Y entre el desconcierto, algunos lo pagaron caro, en especial el joven Lando Norris, de McLaren, quien se lideró casi
toda la carrera y se negó a pasar a boxes para cambiar los compuestos por unos de lluvia, pese a los llamados frenéticos
desde su  rincón a través de la radio. Y Hamilton, que estaba al acecho, también quería terminar con lo que tenía y no
parar a cambiar  
gomas. Sin embargo, no por nada es heptacampeón y al observar que el auto de Norris no se afirmaba
en el pavimento,  accedió a entrar a su rincón y poner neumáticos de lluvia para el asalto final. También lo habían hecho
los Red Bull y el Ferrari  de Sainz. La lucha fue titánica. Verstappen había comenzado a remontar puestos con una
maestría notable y arriesgándolo todo.



El final fue electrizante, pues el holandés llegó detrás del ganador (Hamilton) y antes del luchador Carlos Sainz, que
subió al podio en el tercer lugar. Acaso, lo único raro es que este domingo Valtteri Bottas estuvo entre los tres de los
himnos, las banderas y la champagne, pues solo remató quinto. 



Y si hay algo más que decir de Lewis Hamilton, el heptacampeón, es que la de hoy fue su victoria número CIEN (79 de
ellas  con el equipo Mercedes Benz). Y que retomó la punta y lidera con 246,5 puntos, contra los 244,5 de Verstappen.
Y eso no se puede contar todos los días, ni las semanas, ni los meses e incluso los años.



Después de la champagne y los reconocimientos, Lewis Hamilton dijo: ¡Wow.. 100! ¡Ha tomado mucho tiempo y ni
siquiera estaba seguro de que llegaría el centésimo! Al irme a la cama anoche no estaba más feliz con el trabajo que
hice ayer. Vi la repetición una y otra vez; fueron errores sutiles, pero estaba tan decidido a arreglar las cosas cuando
me desperté esta mañana. Hoy fue difícil, perdí mucho terreno al principio, solo tratando de no meterme en problemas.
Fui paciente y al final, cuando llegó la lluvia, no quería dejar que Lando se fuera a los boxes. Por supuesto que no sabía
lo que estaba haciendo la lluvia, era solo mi sentimiento, pero estoy increíblemente agradecido con el equipo de
estrategia por el trabajo que hicieron hoy. Obtener cerca de 100 victorias no sería posible sin el arduo trabajo de los
hombres y mujeres aquí y en la fábrica, les estoy muy agradecido; se siente algo muy especial.



Por su parte, el otro héroe de la tarde fue Max Verstappen, que partió en el número 20 y terminó en el segundo
lugar. Esto dijo: 
“¡Vaya, definitivamente aceptaremos ese resultado! Por supuesto, pasar del último al segundo es muy
bueno y cuando me desperté esta mañana definitivamente no esperaba este resultado. Para terminar donde lo hicimos
con la penalización que tuvimos, no perdimos tantos puntos como pudimos, así que como equipo hicimos un muy buen
trabajo. Fue una decisión crucial cambiar a los inters, estaba muy resbaladizo en la pista y tomamos una gran decisión
con el tiempo y la vuelta correcta para entrar en boxes. Pueden pasar muchas cosas cuando empiezas desde la parte
trasera de la parrilla, especialmente en la primera vuelta cuando otros coches están peleando entre sí, pero nos
mantuvimos fuera de problemas, lo mantuvimos limpio y gestionamos nuestra carrera muy bien. La carrera en sí no fue
muy fácil, fue difícil adelantar a otros autos y una vez que te atascaste fue fácil dañar los neumáticos, pero
afortunadamente al final la lluvia nos ayudó a dar el último salto en posiciones”.



ASÍ LLEGARON HOY.



TABLA DE POSICIONES PILOTOS




TABLA DE POSICIONES EQUIPOS



 

Publicado en www.autoenter.cl     Santiago de Chile, domingo 26.09.2021.-