Max Verstappen ganó todo lo que estaba en juego en el Gran Premio de Austria en la Fórmula 1.

Comparte

Piloto neerlandés se dio el lujo de pasar al garage en la última vuelta y arriesgó peligrosamente el triunfo, solo para cambiar neumáticos e ir por el punto extra que otorga la vuelta más rápida, lo que consiguió.
René Durney C.  / Fotos: Mercedes Benz Global Meia Site / Red Bull / Ferrari

 

Max Verstappen habría sido goleador récord si hubiera sido futbolista. De esos que aunque su equipo vaya ganando por cinco goles de diferencia en el último minuto, entra con todo al área para ver si puede marcar el sexto y no le preocupa que el arquero o un defensa vayan a golpearlo para impedir un nuevo festejo.

 

Eso hizo esta mañana en el Gran Premio de Austria y en su rincón técnico no pudieron disuadirlo para que terminara tranquilo el último giro (el 71) en el circuito Spielberg, sin arriesgar todo (24 segundos de ventaja sobre el segundo). Y esto solo para ir por el récord de la vuelta más rápida y así sumar un punto más en su producción de esta temporada.

Una locura, pero se lo aguantaron y él pasó al garage para poner neumáticos blandos (banda roja) y hasta se dio el lujo de «calentarlos», zigzagueando delante del Ferrari de Charles Leclerc, que hizo todo lo que pudo por alcanzarlo y ponerlo en ridículo. Fue como ver al legendario Cassius Clay mofándose del rival que ya estaba en las cuerdas, aunque, en rigor, el piloto de Ferrari no estaba sentido, ni mucho menos. El monegasco pisó el acelerador a fondo para lograrlo, pero Verstappen está insoportable este año y ya debe estar probándose la nueva corona, pues a falta de solo 13 carreras, no parece que alguien pudiese poner en duda que el neerlandés irá por su segundo título en el Campeonato Mundial de la Fórmula 1.



El día de los enojados.
Si bien es cierto que no había con qué darle a Verstappen, en los audios de las radios de los pilotos con sus rincones técnicos, pudo advertirse claramente que hubo dos pilotos particularmente enojados con sus mecánicos y su dirección: Lewis Hamilton (Mercedes Benz)  y Carlos Sainz (Ferrari). El primero fue el más elocuente, quien no dejó de lamentarse por el rendimiento de su Flecha de Plata, que volvió a tener los problemas de toda esta temporada. Tanto, que «Toto» Wolf, el jefe máximo de Mercedes, le dijo le mandó un mensaje contundente: «Ya lo sabemos, Lewis; tú concéntrate solo en manejar bien el auto».

Y desde el Ferrari de Sainz se percibía el descontento del español, ya que en su escudería se la jugaron por Charles Leclerc y no le permitieron que lo adelantara.  Además, en las dos visitas al garage, los mecánicos fueron demasiado lentos en los cambios de neumáticos. Con todo, Sainz mostró que está para cosas mayores, pues en esta pasada, si bien no pudo subir al podio, el sábado fue tercero en el Sprint y hoy domingo remató cuarto, luego de una lucha titánica con el Red Bull del mexicano «Checo» Pérez, quien luego de largar desde la 15° posición, lo alcanzó cuando restaban 13 giros para el final.

El circuito Spielberg, que cuenta con 4,31 km de de trazado y un total de 306,4 km para las 71 vueltas, estuvo repleto de público, en especial de los seguidores de la «marea naranja», que fueron en masa a Verstappen, el ídolo nacional de Países Bajos.



Así llegaron en Austria 2023

Tabla de Posiciones Pilotos


Tabla de Posiciones Equipos



Publicado en www.autoenter.cl                                                                  Santiago de Chile, domingo 2 de julio, 2023.-


Comparte
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com