General Motors nivela hacia arriba con sus nuevos productos.

Comparte

Mayor equipamiento y mejores niveles de seguridad.

 

Ejecutivos de Chevrolet en Chile explican evolución de la marca.

 

René Durney  C. / Fotos: General Motors Chile. 

 

Durante la semana hubo una presentación que acaparó muchos comentarios por la relación precio-producto
(ver Chevrolet Tracker en la sección Lanzamientos) y que marca la ratificación de una nueva tendencia en una
de las marcas más vendidas en nuestro mercado.  Con respecto a ello conversamos vía zoom con Gustavo Colossi,
director de Ventas  y Operaciones de GM para  Chile, y  con Juan Alberto Yokens, gerente de Productos de GM Chile.

-¿Señor Colossi, ¿a qué se debe este ascenso notable en términos de equipamiento que se observa
 en esta segunda  
generación de la Chevrolet Tracker y en especial de los autos que vienen de Brasil? 

 – Si vamos un poco hacia atrás en la historia de GM, esta era una organización con varias marcas, con muchos
centros de ingeniería y diseño. Y hace algunos años, las normas que se aplicaban en cada país eran también  diferentes.
Eso hacía que esos centros de ingeniería tuvieran distintas formas y especificaciones en los vehículos.  Hace unos diez o
doce años, GM entró en un proceso muy fuerte de globalización y los redujo a menos de cinco. De ahí en adelante,  estos 
centros de Ingeniería y diseño comenzaron a trabajar en forma coordinada: Estados Unidos con Brasil, Corea, Alemania y
Australia. Y se ha ido estandarizando también la manera como se refleja el ADN de  Chevrolet, como dijo Juan Alberto en
su presentación.  Y los  productos de este proceso son los que comienzan a aparecer ahora. Usted sabe que el desarrollo
de un auto toma unos  cuatro a cinco  años; entonces entre los cambios que se han  producido está el caso de esta nueva
generación del Tracker,  como también lo fueron antes el Cruze y el Sonic, que terminan evolucionando hacia estos nuevos
 productos, que tienen altos niveles  de tecnología y calidad, al tiempo que se estandarizan también las formas de operar en
los mercados y el aumento de competitividad de estos  Y en el caso del proceso de transformación  de Brasil, en el cual me
tocó ver y trabajar directamente,  puedo decir que cuando Brasil tuvo una moneda más fuerte y  competitiva, en el momento
en que el Real estuvo a 1,6 por dólar (hoy está  a 5,2 por US$) la  industria brasileña tuvo que cambiar  radicalmente. Eso,
porque resultaba más barato importar autos  que producirlos. Y el consumidor brasileño comenzó a ver estos vehículos con 
mayor  nivel de equipamiento y tecnología y le  gustó y lo empezó a  asimilar. Ello obligó a la industria industria local a hacer
un ajuste dramático en términos de contenido, de  calidad de materiales y de la performance de los productos.  No quiero decir
de calidad era inferior,  porque en eso la industria  brasileña siempre ha sido buena y ahora está mejor, sino que en términos de
calibración y adaptación de los autos a la  realidad  de  nuestros mercados, para mi siguen siendo los mejores, tanto en los
escalonamientos de marcha, de las  suspensiones,  de la   capacidad para trabajar en caminos que no son óptimos, etc. Todos
estos elementos se conjugan en cosas que nos ponen claramente por encima del promedio de la industria. 

-¿Cuáles son esos centros de desarrollo y dónde están ubicados?
– El número uno está, obviamente, en Michigan (Estados Unidos). Allí están los de Ingeniería (Detroit), Diseño (Warren)
y la pista de pruebas en Milford, (condado de Oakland), cerca de Detroit. Luego está el de Ingeniería y Diseño en San
Caetano (Brasil); otro en California;  un par de diseño avanzado en Europa y el gran Centro de ingeniería y diseño en
China, en las ciudades de Shanghai (automóviles y vans) y Liuzhou (vehículos comerciales).


Sede central de General Motors, en Detroit Estados Unidos.

Sobre el nivel de equipamiento que traen los nuevos productos de Chevrolet en sus versiones de entrada,
Juan Alberto Yokens, gerente de  productos de GM Chile, dice:
-Una de las formas de posicionamiento que buscábamos era incluir muchísimo equipamiento, tanto que casi
no las podemos llamar versiones  de entrada, porque en el caso de la Tracker más bien parecen versiones full,
y lo interesante también es el rango de precios, porque no solo  entregamos seguridad, sino conectividad y
performance y le aseguro que no hay en el mercado productos con motores Turbo con esa potencia  y eficiencia,
así como el sistema MyLink 3.0 conectado a OnStar a través de WiFi. Venimos a competir fuerte, tanto en casos
como la Tracker y  el Onix, que lanzamos hace poco. 


Juan Alberto Yokens, gerente de Producto de GM Chile.

-El sistema WiFi parece ser una gran novedad, especialmente pensando en los usuarios
jóvenes.  ¿Son ustedes los primeros que la ofrecen en Chile en este nivel de precios?

-Efectivamente, somos los primeros en brindar este servicio, que además viene configurado desde fábrica,
con todo el sistema de cableado y el  equipo original.

-¿Qué empresa provee de la señal WiFi?
– En toda la región, el proveedor es Claro. Pero no solo es el tema de quién nos da la señal, sino también
está  el tema de los contenidos, el satélite de conexión, la comunicación con los servicios de policía y los
servicios de  auxilio que están conectados al sistema OnStar.

-¿A qué se debe, según usted, el fenómeno de los SUVs en Chile, que se iguala a lo que ocurre
en otros mercados?

– Lo primero que debo decir es que el mercado chileno debe ser uno de los más completos de Sudamérica,
donde puedes ver una gran cantidad de marcas, desde un Ferrari hasta las más populares de China. Las políticas
de liberación  de impuestos hace que sea uno de los más competitivos.
Y en  el caso del segmento de los SUV, la gran introducción de modelos hace que la oferta sea muy variada y te
obliga  a que tus estrategias de  negocios deben ser ejecutadas a la perfección, porque la competencia es feroz.
En algunos  casos hay hasta dos modelos por marca en este segmento.
Por eso es importante no perder el contacto con el cliente, escucharlo, ver lo que está buscarlo, leerlo. Queremos
saber qué esperan de  un auto y tener  conciencia de que se trata de clientes exigentes, que buscan más, y no
solo  en los autos,  sino el los teléfonos, en los computadoras  y en todos los  productos tecnológicos.

-¿Y cuáles son los rivales más directos de la nueva Tracker, señor Colossi?
 La verdad es que nosotros ya no miramos tan directamente a las marcas competidoras, porque en un
mercado como  el chileno y teniendo la información de los servicios de social media, con estudios sobre
preferencias de los consumidores,  tanto del nivel de ingresos, como los valores en la base, nosotros
trabajamos por tipos de clientes. A quienes estamos  apuntando con la Tracker es a un cliente que está
dispuesto a pagar un poco más por tener seguridad de primera línea; al  que le gusta la tecnología, que
sabe que va a aprovechar todos los atributos que tiene este auto, como el frenado automático; que valora
el servicio de OnStar y gente que entiende lo que son las nuevas tendencias, como un motor de tres
cilindros de  1.200 cc. que gracias a un turbo y con los  materiales que se han empleado en su construcción
generan una serie de  performances que son superiores en potencia y ahorro de combustible. Con eso 
apuntamos a competir con marcas japonesas o europeas, que sí son topes de gama. Es muy interesante
trabajar más  con las necesidades del cliente, pues eso te posibilita  tener menos autos en un segmento y
más autos en otro segmento, lo que te permite subsegmentar y puedes empezar a trabajar
con nichos, algo muy común en los mercados europeos.

 


Comparte
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com