Es la segunda generación del compacto vehículo familiar.

Llega con un rediseño exterior e interior y nuevo motor.



Textos y fotos: : René Durney C. 

Con retoques en el diseño, tanto exterior como interior, y un motor más eficiente, llegó la segunda generación de la popular minivan Suzuki Ertiga, con
tres corridas de asientos y capacidad para siete pasajeros.

Al igual que los nuevos modelos de la marca, está construida sobre la plataforma Heartect, que es más rígida y liviana que su antecesora, lo que se
traduce en mayor seguridad en caso de colisiones y en un menor consumo de combustible debido a su menor peso.





El diseño exterior luce una línea más aerodinámica y sofisticada, un frontal con una nueva parrilla y faros alargados. Sus dimensiones
crecieron levemente con respecto a la versión anterior. Así, ahora mide 4.395 mm de largo (+130 mm), 1.735 mm de ancho (+40 mm)
y 1.690 mm de alto (+5 mm). La distancia entre ejes se mantuvo en 2.740 mm. Por ende, las mayores medidas de la carrocería estuvo
orientada a darle un baúl de carga más espacioso, que creció 18 litros para llegar a los 153 por detrás de la tercera fila de asientos.



Un aspecto interesante es que el espacio para las piernas en esta tercera fila permite viajar cómodamente a adultos de talla normal.
Las butacas de la segunda corrida de asientos disponen de respaldo plegables y además de desplazamiento longitudinal para facilitar la
entrada a la fila posterior, un sistema que no poseía la primera versión.



El interior tienen una particularidad: está tapizado y revestido en elegantes tonos beige, que le confieren una elegancia y luminosidad
especial al habitáculo. Es el color que usan las unidades de mayor lujo en los mercados orientales y que en Chile no gustan demasiado
por la idea de que se ensucian más que los tapices y revestimientos negros, lo cual no pasa de ser un mito. Estos tonos beige resaltan
aún más al combinarse con aplicaciones de imitación madera en el tablero y en el volante (según versión), lo que resulta ser un
verdadero acierto.

El volante viene con el diseño en “D”, es decir, con el tramo inferior plano, lo que aparte de darle un aspecto muy deportivo, facilita
también el ingreso y egreso del conductor al puesto de mando, al tempo de darle mayor espacio al movimiento de las piernas con su
ajuste hacia arriba/abajo en hasta 40 mm.

También dependiendo de la versión, puede contar con botón de partida y llave Keyless Start, computador abordo, aire acondicionado
en las filas traseras con una salida de aire superior, cierre con mando a distancia, sensor de temperatura exterior, espejos retrovisores
exteriores ajustables y abatibles eléctricamente.
Posee radio multimedia con pantalla táctil con o sin navegador (según modelo), comandos en el volante y sistema de audio con 4 o 6
parlantes.

Para la seguridad, todas las versiones vienen con doble airbag frontal, frenos delanteros de discos ventilados, ABS, cinturones de
seguridad de tres puntas en todos los asientos con alarma por olvido de abrocharlo y anclajes Isofix.
Bajo el capó hay un motor tipo K15B de 4 cilindros, 1.462 cc de cilindrada, que eroga una potencia de 103 hp a 6.000 rpm y que puede
estar asociada a una transmisión mecánica de 5 velocidades o una automática de cuatro marchas.
Probamos ambas y nos sorprendió gratamente el desempeño de la caja automática, muy silenciosa y suave. El rendimiento del motor,
con las transmisiones mecánicas y automáticas el otro punto a favor de esta Suziki Ertiga: 13, 0/12,9 km/litro en ciudad; 18,4/18,5 km/litro
en carretera y 16/15,9 km/litro en circuitos mixtos, respectivamente.
Los precios de lanzamiento van desde $9.890.000 para la versión GL MT, hasta los $10.990.000 para la GLX AT, con IVA incluido.