Hasta 2011 se fabricaron en Linares (Jaén).

Hoy se cotizan en la galería de grandes clásicos.

 

Gentileza de "Garage Hermético" (España).

 

Un vehículo inglés, fabricado en Linares (Jaén) por una fábrica de maquinaria
agrícola y militar… ¿Qué podía salir mal? Lo cierto es que el Santana fue parte
del paisaje en las zonas rurales de toda España… y en los cuarteles. Y muchos
llegaron a América del Sur y el norte de África.


Y son tan duros que, todavía hoy, se siguen viendo muchos en activo. ¡Y cada
día se cotizan más! En 1956 en la finca Santa Ana, en Linares, provincia de Jaén,
comienza a fabricarse maquinaria agrícola. La idea era llevar algo de industria a
una zona eminentemente agrícola y ganadera, como era -y es- Andalucía.
La iniciativa tuvo éxito y solo cinco años más tarde se consigue licencia para
fabricar los todoterrenos Land Rover.

Los TT británicos eran muy codiciados y tenían enorme éxito, pero los ingleses
daban prioridad a su mercado interior y a los países de la Mancomunidad
Británica de Naciones. Land Rover vio en esta sociedad la posibilidad de llegar
a mercados en los que no estaban, como era la propia España, los países de
América del Sur y los países africanos desde los más próximos a la península a
Oriente Medio. Estos vehículos se vendían bajo la denominación de Land Rover
Santana para distinguirlos de los originales. En esos años los Land Rover eran
unos coches tecnológicamente avanzados e imponentes. Llevaban motores de
4 cilindros de 2.0 y 2.2 litros con unos 60 a 80 CV, según fuesen Diésel o
gasolina.



Su tracción 4x4 y transmisión con la opción de marchas cortas le permitían una
movilidad por cualquier superficie que, aún hoy día, sigue siendo de primer nivel.
Estéticamente eran muy peculiares, muy cuadradotes, con la rueda de repuesto
sobre el capó y los faros juntitos. Hubo versiones corta y larga, el 88 y el 109,
denominados en pulgadas, que en medidas métricas equivalen a 3,60 y 4,45
metros de largo. La anchura no era excesiva, en torno a 1,65 metros, y la altura
en el caso de los coches con techo metálico se situaba en torno a los 2 metros.
El motivo es la considerable distancia al suelo, una de sus virtudes. También hubo
versiones carrozadas como camionetas, pick-up o microbuses, usadas sobre todo
en el ejército.



En 1977 se presenta un motor de seis cilindros que llevaba la cilindrada a 3.5 litros
y la potencia a 94 CV los Diésel y 104 CV los gasolina, un tanto escasas para su
cilindrada, pero que son parte del secreto de su legendaria robustez.
Esta satisfactoria colaboración entre Land Rover y Santana duró nada menos que
28 años, hasta que en 1989 los británicos, con graves problemas financieros, rompen
unilateralmente el acuerdo. En ese momento los Land Rover Santana pasan a ser
Santana a secas y su actualización tecnológica sufre un verdadero parón.

Y comienzan los problemas. Es la época del Santana 2.500. La marca ha pasado por
muchas manos. Primero Suzuki, que entró en el accionariado poco a poco y que en
1993 compra más del 80 por ciento de la empresa. Pero los problemas económicos
continúan y entra en escena la Junta de Andalucía que, compra la participación de
Suzuki en 1995. La elección por parte de la fuerzas armadas de este modelo, que en
su momento se tildó de decisión política, parecía una tabla de salvación. Pero los
"Aníbal" daban problemas, eran poco fiables, carecían de blindaje y tuvieron muchos
accidentes, algunos de ellos achacados a fallos técnicos. El 16 de febrero de 2011 los
trabajadores votan la disolución de la compañía. Un triste final para una marca y un
coche que sigue siendo un referente. El lado positivo, que los Land Rover Santana
siguen en muchos casos prestando valiosos servicio y se cotizan cada vez más como
verdaderos clásicos.