Piloto británico ganó tercera fecha de la Fórmula E.

Carrera se corrió con inédita temperatura: 38º Celsius.

 

René Durney C. / Fotos: gentileza de Max Montecinos Valdivia.

 

Ni los 38 grados que achicharraron a Santiago fueron un obstáculo para que 25 mil personas
llegaran hasta el Parque O´Higgins para ver la disputa de la tercera fecha del Campeonato Mundial
de la Fórmula E, reservada para los autos eléctricos.


La prueba, que fue ganada en forma brillante por el piloto británico Sam Bird, de la escudería Envision
Virgin Racing, tuvo todos los ingredientes para la espectacularidad. Primero, la inédita temperatura de
la capital chilena (récord histórico), que en pista sobrepasó los 50º de sensación térmica.

El circuito, montado en una parte de la elipse empleada para los desfiles militares, cuyo piso es una losa de cemento
que refleja los rayos solares, y en otra a la que hubo que cubrirla con asfalto granulado, que los absorbe.


En segundo lugar, estos dos tipos de superficie suponen precauciones conductivas adicionales para los
pliotos. Si bien no hubo choques colectivos en la partida y el compacto pelotón que giró varias vueltas sin
alteraciones, los toques por atrás fueron varios.

Durante 30 minutos la punta fue siempre para el piloto Sébastien Bueni, de Nissan pero un error inesperado
del suizo lo hizo rozar el muro y destruir el neumático y la suspensión delanteros del lado derecho.


No pudo aprovechar su ventaja de haber salido en primer lugar desde la grilla de partida, luego de la
penalización que sufrió Lucas di Grassi, quien había ganado la "pole" las clasificaciones, pero cometió un error
al entrar a los pits y fue obligado a largar en el último lugar. 



El retro de Bueni dejó la lucha entregada a lo que hicieran el alemán Pascal Wehrlein (Mahindra) y el británico
Sam Bird, que batallaban rueda a rueda. En una maniobra perfecta, con uso del "Modo de Ataque" (225 Kh
de potencia extra), Bird logró adelantar al germano y cuidar el resto de su batería hasta completar los 45
minutos y una vuelta que dura la prueba. 




Al final, el podio trajo la alegría y el relajo a una carrera que respondió al interés del público y que volverá a
disputarse el próximo año en el, mismo escenario.